3/17/2016

[RETRO] RESEÑA DE LEGEND OF LEGAIA

Legend of Legaia es un videojuego desarrollado por Sony y lanzado para la mítica PlayStation 1 en 1998. A continuación encontrarán un análisis lo más detallado posible y con pequeños spoilers. Todavía no ha sido remasterizado para PC así que por ahora la única forma de conseguirlo es a través de emulador.    
A diferencia de Final Fantasy VII, del cual toma varios elementos, Legend of Legaia no utiliza gráficos prerenderizados sino que cuenta con un entorno tridimensional y poligonal bien definido. La cámara es cenital y va siguiendo a Vahn (el protagonista) a medida que avanza. No tenemos control sobre esta pero no estorba ni nada por el estilo. En los momentos en que un personaje nos habla, esta se va moviendo de un lugar a otro en pos de buscar el mejor ángulo. Tampoco hace gala de cinemáticas. De hecho, apenas debe haber un minuto en total y, aunque bien hechas, son repetitivas e innecesarias. Incluso la del final, me dio la sensación de que hubiese quedado mejor con el motor gráfico del juego tal como lo hacen en los créditos.

Hay que destacar su sistema de combates. Con elementos del género de lucha, los desarrolladores lograron un sistema muy dinámico y muy entretenido. Las posibilidades son vastas y permiten crear distintos tipos de combos llamados 'artes'. Las artes se pueden aprender al azar (probando distintas combinaciones), encontrando determinados libros o preguntándole a algunos personajes. Mientras más poderosa es el arte mayor es la cantidad de puntos (PA) que gasta; esto nos obligará en las peleas con Jefes a recargar el medidor antes de repartir golpes a diestra y siniestra. Explorando el mapa se pueden encontrar accesorios que acumulan más rápido PA o que directamente disminuyen su gasto. 

El argumento es clásico en cuanto al relato épico: joven héroe se ve obligado a abandonar su hogar y emprender un viaje lleno de aventuras para salvar el mundo. En este caso, de una niebla maligna que se ha cernido sobre el mundo volviendo a los Seru (unas criaturas mágicas) contra los humanos. Aditivos no le faltan, pues cuenta con un repertorio de villanos y un buen puñado de monstruos. A medida que nos adentremos en las entrañas de Legaia iremos conociendo aldeas y a nuestros compañeros Noa y Gala. Detrás de los aspectos infantiles que tiene la historia, hay un contexto trágico o cuanto menos agridulce. Temas como la guerra, la devastación o incluso un romance no correspondido están bien abordados y de manera sutil. De entre estos aspectos, me quedo con el pasado de Gaza, aquel anciano trastornado por la pérdida de sus nietos.

A lo largo del juego nos encontraremos una buena camada antagonistas que nos pondrán piedras en el recorrido. Desde los esbirros del príncipe Cort hasta Songi, este último el mejor desarrollado. Él es el enemigo que conocemos casi desde el principio del viaje y es el que más información se nos brinda acerca de su personalidad, sus motivaciones y sus objetivos. Hace maldades porque le gusta y en el último encuentro, se trata de algo personal. Ni hablar que el diseño del personaje en las batallas es genial. Cort, en cambio, no está mal como principal antagonista pero es que se lo insinúa muy vagamente a la mitad del juego y recién lo conocemos hacia el final. Estoy seguro de que si hubiera sido al revés, estaríamos ante un villano más memorable. Este nos recordará en su diseño y personalidad a Sephiroth.
Puede que terminando las misiones en el segundo continente nuestras acciones se vuelvan monótonas: entrar a un pueblo invadido por la niebla, ir hasta una mazmorra y buscar el Árbol Génesis. Por suerte aparece la ciudad de Tol, ¡la cual tiene su propia versión del Gold Saucer! Acá podremos distendernos un rato jugando a las maquinitas, participar en un torneo de artes marciales y hasta en un concurso de baile. Sin contar que podremos relamernos con lo que nos cuentan los decadentes (y a veces patéticos) personajes del bar de la ciudad.

El juego es largo (a mi me llevó casi 41 horas) pero no se hace denso. Esto quizá a que no presenta demasiada dificultad. Por ejemplo, cada personaje tiene un elemento (fuego, rayo, etc.) nato y al enfrentarnos a un rival del mismo, nuestros ataques continúan igual de efectivos. Sumado a que los escenarios están diseñados para que más o menos llegués al Jefe con la experiencia suficiente. Las peleas con estos te pueden llevar hasta quince minutos pero no son difíciles porque repiten un patrón similar: dos o tres ataques físicos individuales y luego uno que deja al grupo con los puntos de vida al límite. Pero al absorber la magia de los Seru Orbe o Cuchara (yo no puse los nombres), los cuales curan al grupo en simultáneo, esto no supone un gran problema.

Hasta que llegamos al final... Donde tuve que subir un par de niveles para hacerle frente a Cort. Pero valió la pena porque tras vencer nos espera un buen final (que no lo voy a contar). Si sos un gamer de la vieja escuela y estás interesado en jugar un RPG yo te recomendaría que le des una oportunidad. La historia, inocente a simple vista, no te va a decepcionar y los combates son bastante adictivos. Hay varias cosas secundarias para hacer que van desde ayudar a un personaje hasta... ¡pescar! En eso, Legend of Legaia es muy completo. Y si sabés inglés, te recomiendo esta web.

3 comentarios:

  1. de casualidad tienes la clave del rar que descargaste es que no me funciona la clave de cesar???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Beto. La contraseña que yo usé es: cesar-sama

      Fijate bien de que no haya espacios y que las letras estén en minúscula. Si no te abre el RAR, puede que algún archivo esté dañado. En ese caso, lo más seguro es descargar todo de nuevo.

      Espero que te funcione y disfrutes de ese gran juego y te vuelvas a pasarte a leer la reseña :D

      Saludos!

      Eliminar
  2. Ya la leí, esta excelente... gracias por tu ayuda y aporte a por cierto un 10 para la reseña...

    Saludos.

    ResponderEliminar